Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

El FMI da tijeretazo al estimado de crecimiento de México; baja de 4 a 2.8% para este año

Argumenta impacto por la inflación y la respuesta de política monetaria, así como una menor demanda de EU

Publicado

el

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó la expectativa de crecimiento de México para este año de 4 a 2.8 por ciento, en medio de una desaceleración de la economía nacional y el repunte de casos de COVID-19.

Se trata de una de las mayores bajas en la revisión de sus perspectivas globales de inicio de año, junto con la de Brasil y Estados Unidos. En el primer caso redujo sus pronósticos de 1.5 a 0.3 por ciento y para el segundo, de 5.4 a 4 por ciento. 

No deje de leer: México tiene un “grave” problema de bajo crecimiento: analistas

El organismo internacional explicó que sus ajustes en la proyección de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México pesan factores como la inflación y la respuesta de política monetaria para contenerla, así como una menor demanda del mercado de Estados Unidos.

Para 2021, el FMI estimó que la economía creció 5.3 por ciento, cuando el gobierno consideró que era posible crecer más de 6 por ciento y algunos analistas decían que hasta 7 por ciento. Para 2023, el Fondo Monetario Internacional apuesta por un crecimiento de 2.7 por ciento.

Otros organismos internacionales estiman que México crecerá menos de 4.1 por ciento esperado por la Secretaría de Hacienda. En su última revisión, el Banco Mundial mantuvo su estimado en 3 por ciento, mientras que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) lo ajustó de 3.2 a 2.9 por ciento.

También, bancos extranjeros como Bank of America Securities bajaron sus estimaciones de 2.5 a 1.5 por ciento para 2022, en medio de la debilidad que registró la economía desde el segundo semestre de 2021.

No deje de leer: Inflación desaceleró a 7.13% en la primera quincena de enero

¿Y el mundo?

El FMI comentó la recuperación mundial continúa pero se enfrenta a múltiples dificultades al comienzo del tercer año de la pandemia.

“La rápida propagación de la variante ómicron ha llevado a muchos países a reimponer restricciones a la movilidad y agudizado la escasez de mano de obra. Los trastornos del suministro aún lastran la actividad y están empujando la inflación al alza, acrecentando las presiones generadas por una vigorosa demanda y los elevados precios de los alimentos y la energía”.

Además, dijo, como consecuencia de los niveles históricos de deuda y del avance de la inflación, muchos países tienen problemas para hacer frente a las renovadas perturbaciones.

Para 2022 proyectó un crecimiento de 4.4 por ciento, 0.5 puntos menos que en su revisión anterior, “principalmente debido a rebajas del desempeño de Estados Unidos y China”.

En el caso de Estados Unidos, explicó, se debe a una menor probabilidad de aprobación del programa fiscal conocido como Build Back Better, el repliegue anticipado de la política monetaria extraordinariamente acomodaticia y las persistentes perturbaciones del suministro.

En el caso de China, la razón radica en la contracción ininterrumpida del sector inmobiliario y el hecho de que la recuperación del consumo privado ha defraudado las expectativa.

Para América Latina y el Caribe prevé una expansión de 2.4 por ciento.

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad