Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

Figura del outsourcing o subcontratación de trabajadores quedará prohibida en México: STPS

Se creará la figura de subcontratación de “servicios especializados”; empresas dedicadas a este negocio tendrán que registrase en un padrón

Publicado

el

Mujer trabajadora / comercio electrónico / Gobierno de CDMX

El acuerdo alcanzado la mañana de este lunes, entre el gobierno federal y los sectores productivos, en materia de subcontratación de trabajadores establece la eliminación de dicha figura de las leyes mexicanas.

En su lugar, los factores de la producción y el gobierno convinieron en crear la figura de subcontratación de servicios especializados distintos del objeto social y de la actividad económica principal de la empresa que contrate dichos servicios.

De esta forma, la subcontratación de personal —práctica también conocida como outsoucing o tercerización— quedará prohibida en México como figura legal, por lo que únicamente existirá la prestación de servicios de empresas terciarias únicamente para la realización de actividades muy específicas en los procesos de producción.

El acuerdo alcanzado esta mañana también establece que las compañías que ofrezcan la subcontratación de servicios especializados a otras empresas que los requieran tendrán que registrarse ante la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y ante un padrón público de empresas de subcontratación de servicios y obras especializados.

Te puede interesar: Se alcanzó un “importante acuerdo” en materia de outsourcing, anuncia AMLO

En este sentido, una vez que se plasmen estos acuerdos en las leyes del trabajo, las empresas que actualmente tienen empleados subcontratados tendrán un plazo de tres meses para absorberlos como trabajadores subordinados en su nómina, informó la STPS a través de un comunicado.

La STPS informó que las partes también alcanzaron un consenso sobre el reparto de utilidades, para evitar posibles distorsiones en empresas de uso intensivo de capital, al crearse “dos modalidades” para calcular dicha prestación laboral.

Sin embargo, la dependencia no precisó en qué consisten esos mecanismos de cálculo.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, dio a conocer a medio día de este lunes que su administración había alcanzado un acuerdo con representantes obreros y empresariales en materia de regulación de la subcontratación de trabajadores.

En este encuentro participaron líderes obreros como Francisco Hernández Juárez, presidente colegiado de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT); Fernando Salgado, representante de la Confederación de Trabajadores de México (CTM); Isaías González Cuevas, secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), y Napoleón Gómez Urrutia, líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSSRM), entre otros.

Por el lado del sector empresarial concurrieron Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE); José Medina Mora, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex); José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), y Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Te puede interesar: Avanzan acuerdos para reforma de outsourcing; pactan tope a pago de utilidades

De parte de las autoridades, además de López Obrador, participaron la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde Luján; así como el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez; la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro Sánchez; y el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto.

En noviembre de 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió al Poder Legislativo una iniciativa de reforma para regular la figura de subcontrataron de personal, con la intención de impedir abusos como la evasión de impuestos y el pago de prestaciones de ley.

Ante las inquietudes del sector privado, que pidió a las autoridades revisar la iniciativa de reforma, en diciembre de 2020 se entabló una mesa de diálogo entre representantes obreros, empresariales y de gobierno para debatir sobre los alcances de la iniciativa y sus posibles efectos para el pago de utilidades.

Derivado de esta mesa, los factores de la producción y el gobierno llegaron al acuerdo que se dio a conocer este lunes, cuyos detalles tendrán que ser retomados por el Congreso de la Unión para plasmarlos en las leyes del trabajo.

GC

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Banca, ¿palanca de crecimiento?
Publicidad