Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

IMEF ve señales más sólidas de repunte; no es momento para relajarse, avisa

Los indicadores del Instituto se mantuvieron en la zona de expansión en mayo

Publicado

el

Economía mexicana caerá 8.5% en 2020: IMEF

El Instituto Mexicano de los Ejecutivos de Negocios (IMEF) proyecta un panorama soleado para la economía mexicana, pero advirtió sobre bajar la guardia.

El más reciente reporte del IMEF, con datos de mayo, apunta a que los indicios de la recuperación económica son más sólidos. Su indicador manufacturero cerró el mes en 52.3 puntos, un alza de 0.7 unidades respecto a abril y cifra con la que acumula tres meses consecutivos en el área de expansión.

Prácticamente todos los componentes del indicador manufacturero se ubicaron en la zona de expansión (por encima de los 50 puntos). El índice de nuevos pedidos subió 4.6 unidades, ubicándose en 58.1 puntos; el de producción ascendió 5.8 unidades, quedando en 59.2 puntos; el de empleo escaló 1.2 unidades a 54.2 puntos; y el de inventarios ascendió 1.2 unidades, cerrando el mes en 52.1 puntos. El único componente a la baja fue el de entrega de productos, que descendió -1.5 unidades a 47 puntos y lleva seis meses consecutivos en la zona de contracción.

El indicador no manufacturero también mostró resultados sólidos en noviembre. El índice general subió 53.6 puntos (1.9 unidades), y la gran mayoría de sus indicadores quedaron en la zona de expansión. La única excepción fue, de nuevo, el componente de entrega de productos, que subió 1.9 unidades y quedó en 50 puntos, justo entre la zona de expansión y la de contracción.

Los analistas del IMEF consideran que el reporte de mayo reafirma la mejoría en el panorama económico mexicano. Prácticamente todos los indicadores (desde la producción hasta el empleo, la inversión y la confianza tanto de consumidores como de empresarios) dan señales claras de recuperación, aunque algunos lo hagan “de manera incipiente”.

El COVID-19 tocó tierra en México a principios del año pasado. La crisis se desató entre marzo y abril, cuando empezó la primera temporada de confinamiento tanto en México como entre otros países, muchos de ellos socios comerciales de peso. Todos los indicadores económicos colapsaron durante ese período, y rebotaron un año después. El IMEF advirtió que los incrementos anuales tremendos no deben tomarse como señales increíbles de mejoría, sino como parte del efecto base.

“Esos crecimientos elevados no deben interpretarse como una mejora sustancial de las condiciones estructurales de la actividad económica”, apunta el reporte.

También hizo un llamado para no dormirse en los laureles. La economía da señales de mejoría, pero las mejoras estructurales dependerán de que “se vaya disipando la incertidumbre sobre diversas políticas públicas y se recupere la confianza para propiciar una decidida reactivación de la inversión privada” .

Te puede interesar: Grupo Financiero Base revisó su expectativa de crecimiento para México de 5% a 6.2% en 2021

cach

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad