Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

Inversionistas de EU ven clima incierto para negocios en México

“Estos factores aumentan los costos de hacer negocios en México”, advirtió el gobierno de EU

Publicado

el

Gran entusiasmo por México entre inversionistas, dice AMLO tras reunión con banqueros

Para los inversionistas estadounidenses, el clima de negocios en México continúa siendo incierto y no les da la confianza suficiente como para apostarle al país.

El Departamento de Estado de Estados Unidos publicó un reporte sobre el clima de inversión para los estadounidenses en México. El documento resume la situación regulatoria, de seguridad, de integridad gubernamental y de otros aspectos definitivos para la inversión en el país.

El gobierno de EU subrayó la percepción de incertidumbre que aqueja a los inversionistas que operan o que tienen planes para operar en suelo mexicano. En pocas palabras: no se sienten con la confianza para llevar su dinero a México.

Los factores de incertidumbre son varios, pero destacan los cambios regulatorios repentinos, la inseguridad, la corrupción y la crisis económica.

“Los inversionistas reportan que los cambios regulatorios repentinas y los reveses en política pública, además de la delicada situación financiera de Pemex y la percepción de una respuesta fiscal débil ante la crisis económica del COVID-19 han contribuido a las incertidumbres persistentes”, se lee en el reporte.

A lo anterior se suman lo que se caracterizó como falta de garantías en los contratos con el gobierno, la inseguridad, la informalidad y la corrupción, todos ellos factores que atrofian el crecimiento económico en el país.

También se subrayó los intentos por revertir la reforma energética promulgada en el sexenio pasado, además de las reformas al sector eléctrico promulgadas este año con el objetivo de dar ventaja a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el mercado.

“Estos factores aumentan los costos de hacer negocios en México”, indicó el gobierno de Estados Unidos.

La inversión continúa siendo uno de los talones de Aquiles en el desempeño del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Desde que llegó a Palacio Nacional, el indicador de inversión fija bruta se mantiene en niveles bajos y no vistos desde hace una década. La pandemia del COVID-19 empeoró todavía más la situación, deprimiendo la inversión tanto nacional como extranjera.

La inversión -junto con el consumo- es uno de los indicadores que están batallando más para recuperarse de la crisis del COVID. Aunque México verá un repunte económico fuerte este año, los analistas y empresarios consideran que podría ser todavía mayor si la inversión logra recuperarse con más fuerza.

Sin embargo, las tensiones entre el gobierno de AMLO y la iniciativa privada son el principal obstáculo para la recuperación de la inversión. El presidente insiste en que su relación con la IP es cordial, pero ambas partes están enfrascadas en pleitos legales por varias reformas, sobre todo en el sector energético.

La política energética de AMLO, de tintes nacionalistas y estatistas, choca directamente con las ambiciones del empresariado. El presidente quiere dar dominio a las empresas del Estado en el sector (Pemex y CFE), mientras que las empresas desean adentrarse más en y crecer dentro del mercado del petróleo, el gas y la electricidad.

Los empresarios no se cansar de hacer llamados al gobierno para que cambie de rumbo en sus políticas más agresivas hacia la IP. AMLO, por su parte, no ha dado señales de querer ceder, al menos en materia energética.

La corrupción aún existe

La corrupción continúa siendo uno de los factores más repelentes para los inversionistas de Estados Unidos con intereses en México.

El Departamento de Estado caracterizó la corrupción como un elemento prácticamente inherente del sistema político mexicano. Ésta se manifiesta, señala, en vínculos entre oficiales del gobierno y organizaciones criminales, desvío de fondos públicos y en conflictos de interés, cuya naturaleza y características no están bien definidas en las leyes del país.

El combate a la corrupción es una de las piedras angulares del discurso político de AMLO. El presidente llegó a Palacio Nacional prometiendo una erradicación completa de la corrupción en el aparato federal y sus contrapartes estatales y municipales. A la fecha, asegura que “ya no hay corrupción”.

La Casa Blanca reconoce en su reporte varias reformas y nuevas políticas que buscan combatir la corrupción. Sin embargo, señala, apoyándose en reportes de asociaciones civiles que operan a nivel federal, que la corrupción todavía existe y que queda mucho por hacer para erradicarla.

El gobierno estadounidense, a través de sus embajadas, apoya a varias ONGs en México para promover el combate a la corrupción. A pesar de que su meta es la misma, AMLO se ha pronunciado en contra de estos apoyos, calificándolos incluso como una forma de intervencionismo.

Te puede interesar: México, aún lejos de alcanzar el crecimiento para una recuperación efectiva: CCE

cach

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad