martes , octubre 15 2019
Home / Economía / La recesión está en boca de todos ¿pero qué es?

La recesión está en boca de todos ¿pero qué es?

La ansiedad causada por una posible recesión económica en México no deja de parecer cercana, pero es necesario entender qué es y por qué sucede

La recesión está en boca de todos ¿pero qué es?
Foto: Felix E. Guerrero

La recesión está en boca de todos.

Las señales de un giro a la baja para la economía mexicana han sido cantadas a lo largo del mes por analistas tanto nacionales como extranjeros, generando preocupación entre la ciudadanía .

A pesar de la negaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador y miembros de su administración, el temor de una posible recesión se mantuvo presente entre los mexicanos, culminando entre el 11 y el 15 de julio.

A lo largo de esos días, la cantidad de búsquedas del término “recesión” en Google hechas desde territorio mexicano alcanzó un pico particularmente elevado, reflejando tanto la curiosidad como el nerviosismo de los ciudadanos.

Las expectativas de que el país entre en un período de declive económico grave existen. Sin embargo, no es fácil definir si un país se encuentra en recesión.

 

¿Qué es una recesión?

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), no existen parámetros precisos para definir cuándo un país atraviesa una recesión.

“No hay una definición de ‘recesión’, pero existen un acuerdo general de que el término se refiere a un período de declive en la actividad económica”, apunta el FMI en la página de su publicación Finance & Development.

El parámetro que se utiliza con mayor frecuencia por analistas es un retroceso en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de un país por dos trimestres consecutivos, esto en términos reales (ajustados a la inflación).

Esta es la manera más fácil y práctica de identificar si un país entró en recesión. No obstante, “enfocarse únicamente en el PIB crea un panorama estrecho, y suele ser más recomendable considerar una serie  más amplias de indicadores de actividad económica para determinar si un país sufre una recesión”, apunta el FMI.

El Buró Nacional de Investigación Económica (NBER por sus siglas en inglés) define una recesión como un declive significativo en la actividad económica a lo largo de la economía, el cual dura más de unos meses y que generalmente es discernible en la producción, el empleo, ingresos reales y otros indicadores”.

La definición ampliada del FMI hace eco de lo establecido por el NBER: “un período sostenido en el que el rendimiento económico cae y el desempleo asciende”.

 

¿Está México en recesión?

La respuesta es que todavía no se cuenta con la información necesaria para determinar si el país se encuentra atravesando una recesión.

El estimado de crecimiento económico (PIB) al segundo trimestre será publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el 31 de julio. La cifra en precios corrientes (con ajuste de inflación) saldrá a la luz hasta el 23 de agosto.

La economía mexicana registró una contracción de 0.2% al primer trimestre del año, según la cifra publicada por Inegi en mayo. Si el dato revelado en agosto también resulta negativo, México cumplirá con el parámetro más básico para determinar si se encuentra en una recesión.

Bank of America Merril Lynch ya dio por hecho que el país se encuentra en lo que llama una “recesión técnica”. En uno de sus documentos de análisis, el banco anticipa una contracción de 0.4% para el segundo trimestre. Esto, añadido al retroceso de primer trimestre y al desempeño débil durante el cuarto trimestre de 2018, pinta un panorama tenebroso para la economía mexicana, de acuerdo con el análisis.

El economista León Bendesky Bronstein ofrece un análisis menos tajante pero igual de sombrío. Según el analista, la recesión no ha llegado, pero existen señales preocupantes al interior de la economía.

Técnicamente no estamos en una recesión. Lo que sí debemos discutir es la situación económica en la que estamos […] El producto está creciendo menos, está creciendo muy poco; el empleo está cayendo; la producción industrial está cayendo, sobre todo en las manufacturas y en la construcción , que son dos sectores muy dinámicos”, comentó Bendesky Bronstein en entrevista  radiofónica el 15 de julio.

En su comparación mensual, el Indicador de Actividad Industrial ha marcado una tendencia de altibajos desde agosto de 2018. Su dato más reciente (a mayo) marcó una caída de 2.1%. El indicador vio retrocesos en sus cuatro componentes principales, con los descensos más pronunciados en construcción y minería. En su comparación anual, la actividad industrial se ha mantenido a la baja desde octubre, retrocediendo 3.1% en mayo.

La tasa de desempleo se mantuvo plana (3.5%) en abril y mayo, aunque todavía se ubica por encima de la cifra de 3.3% en la que la tasa se mantuvo por buena parte del año. La inflación, en contraste, lleva tres meses en descenso, ubicándose en 3.95% al mes de junio.

“Esa es la situación en la que está el país. Si seguimos discutiendo si hay recesión o no, perderemos de vista lo que realmente tenemos que discutir: por qué se está en esta situación la economía, a qué se debe y qué habríamos de hacer”, apuntó Brendesky.

El presidente López Obrador ha reiterado en varias ocasiones que no hay recesión en puerta y que la economía avanza con paso firme.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, también niega el peligro de una recesión pronta. Sin embargo, reconoce (junto con miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México) que hay señales evidentes de una desaceleración económica a nivel global que opaca las esperanzas de crecimiento para el país durante el año.

 

Te puede interesar: Si México entra en recesión, su calificación crediticia y la de Pemex estarán en riesgo: S&P

Te recomendamos leer

Enviará AMLO carta a legisladores de EU para acelerar ratificación del T-MEC

Enviará AMLO carta a legisladores de EU para acelerar la ratificación del T-MEC

El presidente quiere asegurar a los congresistas que se harán las reformas laborales necesarias