Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

Reforma fiscal no subirá impuestos, pero sí simplificará trámites: SAT

Hay que ver “cómo les facilitamos la obligación y su deber cívico de contribuir”, comentó Raquel Buenrostro

Publicado

el

Reforma fiscal no subirá impuestos, pero sí simplificará trámites: SAT

Habrá reforma fiscal, pero su enfoque no será la reducción de impuestos, sino la simplificación burocrática.

La titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro Sánchez, confirmó que se está preparando, por petición del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), una reforma fiscal. Ésta, sin embargo, se enfocará en la simplificación de trámites para el pago no impuestos.

“El presidente nos ha dado instrucciones de ir preparando fiscal {…] No necesariamente está relacionada con nuevos impuestos ni con incremento de tarifas. La reforma fiscal que se está revisando tiene que ver con la simplificación administrativas […] Cómo les facilitamos la obligación y su deber cívico de contribuir”, declaró Buenrostro Sánchez en comparecencia ante la Comisión de Hacienda en San Lázaro.

La reforma fiscal es un tema que tanto la Secretaría de Hacienda y Crédito Público como el Congreso vienen arrastrando desde que inició el sexenio. El plan era trabajarla en 2020, pero la pandemia del COVID-19 se atravesó, desatando una crisis económica que frenó las intensiones de aumentar la carga tributaria.

La Cámara de Diputados ya creó un grupo de trabajo para trabajar la reforma, aunque este no tendrá poder alguno de dictaminación. El líder del grupo, el diputado morenista Alfonso Ramírez Cuéllar, comentó que una de los planes del grupo es incluir en la propuesta un mayor cobro a lo que Ramírez Cuellar califica como las “grandes fortunas”. Es decir, se recaudará más dinero (alrededor de 100 mil millones de pesos) de los 160 mil contribuyentes más grandes del país.

A pesar de los planes del grupo de trabajo, el presidente López Obrador ha reiterado una y otra vez que, si hay reforma fiscal, no llegará con nuevos impuestos ni con aumentos a tarifas de los que ya existen.

La urgencia de una reforma fiscal en México y en otros países de América Latina y el Caribe es un tema frecuente en boca y pluma de los analistas de órganos internacionales.

Esta semana, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) subrayó la importancia que un sistema fiscal robusto y efectivo tendrá para la recuperación económica de América Latina, donde la crisis del COVID-19 pegó duro, empeorando sus perspectivas de crecimiento a mediano plazo y ensanchando todavía más la zanja que separa a los que más tienen de los que menos.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) también hizo hincapié en la necesidad de un cambio en el sistema tributario de México “para poder expandir el bienestar y la construcción del Estado social de derechos”. 

La necesidad es reconocida al interior del gobierno mexicano. El secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, ha declarado en varias ocasiones sobre la importancia de la reforma fiscal.

Durante la comparecencia del martes, el diputado petista Óscar González Yáñez solicitó a la jefa del SAT reconsiderar el enfoque de la reforma, apuntando que, aunque facilitar trámites es importante, hay que ir más allá.

“Le pediría que si pudiéramos ampliar la visión de lo que sería una reforma fiscal”, declaró.

Marco Antonio Medina, diputado morenista, añadió durante la sesión que el proyecto de reforma también debe tocar temas como la informalidad laboral en el país y posibles cambios al pacto fiscal con los gobiernos estatales.

México es uno de los países con los niveles de recaudación fiscal más bajos entre países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Según datos del órgano internacional, el gobierno mexicano recaudó en 2018 el 16.1% del equivalente a su Producto Interno Bruto (PIB) anual. El promedio en la región de América Latina y el Caribe fue de 23.1%; para los países miembros, el promedio es de 34.3%.

La propuesta de reforma fiscal tendría que ser presentada a más tardar el 15 de agosto, y pasaría a manos de la próxima legislatura en San Lázaro. Habrá elecciones intermedias en junio, por lo que la composición de la Cámara. podría ser muy distinta a la de hoy.

Te puede interesar: La reforma fiscal está tomando forma, pero ¿de qué?

cach

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad