Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

Sin reforma fiscal, futuras generaciones pagarán hasta 600% más en impuestos: Alejandra Macías

Urgen decisiones que pudieran “ayudar a que nuestros hijos o nietos no estén en una situación peor a la nuestra”, indicó la especialista

Publicado

el

reforma fiscal

La directora ejecutiva del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Alejandra Macías Sánchez, advirtió que de no realizar una reforma fiscal de fondo que eleve los ingresos del gobierno federal, las futuras generaciones podrían pagar hasta 600% más de lo que en la actualidad los contribuyentes pagan de impuestos.

En una entrevista con Marco A Mares, para Fortuna y Poder, la especialista en finanzas públicas resaltó que, aunque han habido avances en algunos rubros, el gobierno federal ha perdido grandes oportunidades de hacer reformas integrales, pensadas en el largo plazo.

En ese sentido, apuntó que cuando se inició la discusión de la reforma en pensiones, se creyó que sería más profunda, “y no sólo un cambio de parámetros”, que aunque están bien porque van por el sentido correcto, también se necesitaba entender “mucho mejor” la parte del gasto.

“La reforma no sólo se refiere a “págame más y dame más ingresos”, sino a cómo estás gastando, en qué se está yendo ese dinero público, y eso, desde CIEP le llamamos el nuevo sistema fiscal.

“Tenemos que estar pensando en los dos lados; sí necesitamos más ingresos porque no son suficientes derivado de las necesidades -deja de los gastos que están comprometidos, sino para mejorar esos derechos que de verdad van a ser más importantes en el tiempo-, y también requerimos considerar el envejecimiento de la población”, mencionó.

De acuerdo con la experta, este es el momento en el que hay que tomar importantes decisiones, que pudieran “ayudar a que nuestros hijos y nuestros nietos no estén en una situación peor a la nuestra”.

Esto, dijo, considerando que “nosotros tenemos servicios que no tienen calidad; que nos proveen salud, pero no es universal y muchas veces hay enfermedades que no se cubren; en educación, igualmente, los niños no están aprendiendo lo que tienen que aprender”.

Te puede interesar: Insabi está lejos de alcanzar la cobertura universal en salud con calidad: CIEP

“Si no hacemos cambios ahora, la deuda va a seguir creciendo y las siguientes generaciones van a tener que pagarla. Y hay algunos cálculos sobre que, si no tomamos decisiones incorporando la transición demográfica, lo más probable es que las siguientes generaciones paguen arriba de 500-600% más de lo que nosotros estamos pagando en impuestos o en transferencias (que se hacen a las empresas productoras del Estado).  

“Entonces, eso hay que tomarlo en cuenta; realmente pensar en qué mundo y en qué sistema fiscal estamos dejando a las siguientes generaciones”, expuso Macías.

La especialista reiteró que para que una reforma fiscal represente mejoras y beneficios al largo plazo, se tienen que revisar “muchas cosas del lado del gasto”, entre ellas, el rubro de las pensiones y el de las transferencias a las empresas del Estado.

Al respecto, añadió que es necesaria la transparencia y la rendición de cuentas, pues, en el caso de pensiones, se tiene un sistema privado para las instituciones más grandes que proveen de este derecho. Además, el cambio de esquemas dejó una “generación de transición”, donde las pensiones se pagan a través de gasto corriente.

A lo anterior se suma que “hay muchísimos subsistemas y subsistemitas -dependiendo de las instituciones, los municipios, o los mismos estados que pueden tener sistemas de pensiones- que muchas veces no tienen el fondeo, pero, además, no sabemos quién es exactamente el responsable”.

“Entonces, si pudieran entrar en quiebra, el que va a salir a salvar de esas deudas de pensiones va a ser el Estado, y, por consiguiente, el gasto público, que son recursos que aportamos todos los mexicanos”, advirtió.

Según un estudio de CIEP, en 2022 se planea gastar alrededor de 5.1% del PIB para el pago de pensiones, lo que, comparado con lo que se recaudará de IVA, de alrededor de 4% del PIB, significa una “brecha bastante grande”, es decir, “ni siquiera con el IVA nos alcanza para pagar pensiones”.

Macías urgió a considerar todo esto, ya que en el gasto en pensiones está el gasto en reparto, que es el esquema anterior; cierto gasto de cuentas individuales, porque hay una pensión mínima garantizada que cuando se termina nuestro ahorro entra al Estado a pagar, y también entra a la Pensión para el Bienestar que se quiere incrementar año con año hasta el 2024.

“Hay que revisar este derecho, porque el argumento es ‘son derechos adquiridos, los trabajadores ya aportaron, no les puedes ni rebajar ni quitar su pensión’, y la verdad, si lo comparas con otros derechos constitucionales como salud y educación, lo que está sucediendo es que estás privilegiando el financiamiento de las pensiones a costa de otros derechos.

“Entonces, a las nuevas generaciones las estás dejando desprotegidas, y no le estás dando esos elementos básicos para que puedan ser productivos, y que puedan tener oportunidades a lo largo de la vida.

La directora ejecutiva de CIEP agregó que, es a esa parte de reducción del gasto que se refiere, “a que haya una priorización con base en derechos, pero también, con base en el cambio demográfico y en nivelar o igualar el cómo se distribuye este recurso entre los grupos poblacionales”.

Más de esta entrevista:

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad