Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Economía

Urge discutir las políticas públicas de México con perspectiva demográfica: especialistas

El envejecimiento de la población tendrá efectos “gigantes” sobre pensiones, sistemas de salud, desarrollo de infraestructura, entre otros sectores

Publicado

el

políticas públicas, adultos, pensiones

El Día Mundial de la Población se conmemora este domingo por iniciativa del Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (UNDP), el cual busca, desde 1989, concientizar sobre las problemáticas que enfrenta la población mundial, los desafíos que podrían presentarse en materia de desarrollo y crecimiento y las políticas públicas en esta materia.

De acuerdo con Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), esta celebración debería aprovecharse en México para discutir sobre la transición demográfica, pues el país enfrentará “uno los cambios más relevantes que experimentaremos como sociedad en los siguientes veinte años”.

A través de Twitter, el también profesor de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey resaltó que, por una generación, se observarán “nacimientos acotados y envejecimiento poblacional”, lo que representa menos niños y más adultos mayores en términos relativos a la población.

Lo anterior es una situación de cuidado, pues tendrá efectos “gigantes” sobre pensiones, sistemas de salud, economía de los cuidados, desarrollo de infraestructura, planeación urbana.

Según el especialista, ´la situación se habría agravado con la crisis derivada de la pandemia del Covid-19, ya que el virus trajo una caída significativa en el número de nacimientos.

“Según cálculos de CIEP, México se estaría situando en una tasa general de fertilidad de entre 1.7-1.8, ya más cerca de la brasileña. No es claro si después de la pandemia rebotaría. […] Reemplazo es 2.1”, escribió en la red social.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la proporción de niños y jóvenes en la población mexicana disminuyó en las últimas tres décadas, mientras que la de adultos mayores se duplicó.

En un informe, este organismo destacó que de 1990 a 2020 la proporción de niños cayó de 38% a 25% y la de jóvenes de 15 a 29 años decreció de 29% a 25%. En tanto, los adultos jóvenes (de 30 a 59 años) pasaron de 26% a representar 38% de la población; los adultos mayores (de 60 años en adelante) crecieron de 6% a 12%.

“Si bien la proporción de adultos mayores se ha incrementado como parte del proceso de envejecimiento, México sigue siendo un país de jóvenes, ya que la edad mediana de su población es de 29 años”, resaltó el Instituto, con base en los resultados del “Censo de Población y Vivienda 2020”.

El estudio, que se publicó la semana pasada, retomó que en 2020, el país tenía alrededor de 126 millones de habitantes, casi 14 millones de personas más que el censo anterior de 2010, cuando registró 112.3 millones, lo que significa una tasa de crecimiento promedio anual de 1.2%.

No obstante, el promedio de hijos vivos nacidos por cada mujer cayó a 1.88, mientras que en 2010 la tasa global de fecundidad (TGF) fue de 2.34.

Por otro lado, el Inegi precisó que la esperanza de vida aumentó a 78 años para las mujeres y a 72 años para los hombres, frente a los 74 años para ellas y 68 años para ellos registrados en 1990.

“La esperanza de vida hace referencia al número de años que en promedio se espera que viva una persona al nacer y refleja la calidad de vida de un país”, apuntó el Inegi, que especificó que casi la mitad de la población (49%) vive en 7 de los 32 estados del país, encabezados por el Estado de México (14% del total), Ciudad de México y Jalisco (7% c/u), Veracruz (6%) y Guanajuato, Nuevo León y Puebla (5% c/u).

Basado en estos datos, Carlos Ramírez, expresidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), advirtió que en los próximos 30 años, podría producirse una crisis debido al exceso de jubilados.

“El tema de las pensiones es fiscalmente una bomba de tiempo.

“Tenemos el bono demográfico de nuestro lado. Pero eso cambiará rápidamente”, alertó a través de su cuenta de Twitter.

Considerando esto, el consultor aseveró que México tiene una década para hacer bien las cosas, después, ya sería “too late” (demasiado tarde).

Igualmente, Villarreal hizo un llamado a discutir el tema, pues aún hay tiempo para evitar una posible crisis.

“Discutamos políticas públicas con perspectiva demográfica, mucho se puede…”.

er

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad