Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Energía

La nueva Ley de Hidrocarburos es “muy ambigua”: Ramses Pech

Las lagunas en la ley podrían traducirse en mayores costos de inversión y de consumo, dijo el analista

Publicado

el

La nueva Ley de Hidrocarburos es “muy ambigua”: Ramses Pech

A la nueva Ley de Hidrocarburos le falta claridad.

Los cambios aprobados en el Congreso para la Ley de Hidrocarburos dejaron un marco regulatorio para el sector petrolero con varias zonas ambiguas, apuntó el analista Ramses Pech Razo, CEO y fundador de la firma Caraiva y Asociados.

“La ley está muy ambigua, y esto es dinero. No estamos hablando de un peso; estamos hablando de miles de millones de dólares que alguien debe de asumir, ya sea en la operación o en caso de cualquier accidente”, declaró Ramses Pech el miércoles en entrevista para Fortuna y Poder.

De acuerdo con el analista, la nueva ley ignora ciertos detalles sobre la operación de proyectos petroleros, como la absorción de costos. También da por entendidos varios de los protocolos a seguir en relación a las nuevas regulaciones.

Los proyectos para el sector energético son complicados y suelen requerir planes de mediano o largo plazo. Un proyecto energético tarda, en promedio, entre cuatro y seis años para madurar y comenzar operaciones. Durante este período de maduración, hacen falta ciertas inversiones previo al arranque.

En entrevista, Pech Razo planteó una situación hipotética en la que una empresa tarda cuatro años en levantar un proyecto energético. Eventualmente, los reguladores llegan para suspenderle el permiso de operación apelando al Artículo 59 de la Ley de Hidrocarburos, que ahora abre paso para retirar permisos en caso de “peligro inminente para la seguridad nacional, la seguridad energética o para la economía nacional”.

“Ahí empieza el dilema. ¿Quién va a tomar la planta? ¿Va a ser Pemex? […] ¿Quién va a asumir los costos? En caso de un accidente, ¿quién va a cubrir? […] Lo importante es establecer el dinero; quién va a establecer ese costo, y en la ley no está establecido eso”, señaló.

Este tipo de ambigüedades y restricciones se podrían traducir en mayores costos de inversión. Quiénes financian proyectos energéticos podrían aumentar sus tasas de interés en respuesta a los riesgos que representan estas inversiones, inflando los costos del proyecto.

“¿Quién va a ser el afectado? El consumidor y el mercado interno. Esa es una de las variaciones y de las implicaciones de no haber un protocolo en el quién y cómo se asume cada una de las condicionales”, explicó Pech Razo.

Los cambios a la Ley de Hidrocarburos se aprobaron en el Senado la semana pasada, entre vítores y aplausos de la banca morenistas y sus partidos aliados. La minuta fue remitida al Ejecutivo Federal y está a la espera de ser promulgada.

En opinión de Pech Razo, lo mejor sería que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) interponga una acción de constitucionalidad, como lo hizo en su momento en contra de las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica.

En caso de que se promulgue la reforma y no sea frenada en tribunales, “hay que hacer un protocolo en el sentido de cómo se van a aplicar cada una de las características [de la nueva regulación]”, sopesó el analista.

Te puede interesar: Cofece interpone una controversia constitucional contra la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica

cach

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad