Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Fernando Gómez

CERTIDUMBRE, DETERMINANTE EN INVERSIONES Y ACREEDORES

Publicado

el

Tras acogerse por 17 años a la antigua Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, Altos Hornos de México (AHMSA), la otrora mayor siderúrgica del país, regresa al escenario apostando a su reincorporación en la industria minerometalúrgica. Sin embargo, el escenario no es tan sencillo pues posibles nuevos acreedores no asumirán riesgos por incumplimiento de pagos y seguramente elevarán las garantías e intereses a empresas del conglomerado industrial como Grupo Acerero del Norte (GAN), AHMSA y sus filiales.

El costo por el riesgo de empresas como las que representa Alonso Ancira será muy alto. Y como “quien se quema con leche hasta al jocoque le sopla”, bancos y empresas de financiamiento tratarán de evitarse nuevamente sorpresas en las que por casi dos décadas, se evitó cumplir con el pago de intereses. La percepción que deja una empresa y un país para la banca extranjera tiene ahora costos muy altos.

Tan sólo de intereses no pagados desde 1999, AHMSA se habría ahorrado un adeudo de 2 mil 300 millones de dólares (a una una tasa de interés real de aquel año, con inflación a futuro calculada del 7.13 %), unos 1 mil millones de dólares más hasta 2006 en que se desincorporó de dos de sus filiales mineras para reducir su deuda a 1,700 mdd y evitar, a su vez, intereses por otros diez años más, equivalentes a otros 2 mil millones de dólares en intereses adicionales. AHMSA habría ahorrado pagar así 3 mil millones de dólares, tan sólo en intereses en los últimos 17 años que duró su suspensión de pagos.

AHMSA habría aceptado levantar la suspensión de pagos sólo liquidando el total del valor de la deuda por 1,700 mdd a valores de 1999, y en el caso de GAN, sería un acuerdo mixto entre efectivo y participación accionaria que se liquidará en tres años.

Fue así como Banamex, Bancomer, Bank of America, Inverlat, Sociéte Générale, Chase Bank, JP Morgan, West Merchant  Bank entre otros bancos, vieron volar la recuperación de sus préstamos e intereses, luego de confiar sus créditos, hasta sin garantías, ante las bondades y rendimientos de la mayor empresa siderúrgica mexicana y de Sudamérica.

Fue prácticamente la última empresa (posteriormente con sus filiales Minera Carbonífera Río Escondido, Micare), Minerales Monclova (Mimosa), Minera del Norte (Minosa), Cerro del Mercado (Cemesa) y su controladora en un 87 %, Grupo Acerero del Norte (GAN) que se acogió a este recurso mercantil puesto que al día siguiente habría entrado en vigor la actual Ley de Concursos Mercantiles que, entre sus cualidades, se suponía establecer un año como plazo máximo para ordenar una quiebra ordenada o un arreglo con la mayor parte del monto adeudado con acreedores , amén de ofrecer garantías y beneficios sobre todo para la preservación de plazas laborales y de instituciones financieras.

Pero esta actual, ley tampoco fue una garantía o un avance sustancial, el ejemplo más cercano es el de Mexicana de Aviación y sus filiales Click y Linck. El proceso tardó más de cuatro años para que estas empresas fueran declaradas en quiebra, resolución que debió haberse decretado en un plazo no mayor a un año.

De este modo, AHMSA no sólo vio cómo instituciones de crédito desaparecieron o fueron absorbidas por otros conglomerados; desaparecieron también los adeudos que se fueron a cartera irrecuperable. En 2004 los acreedores y su comité resolvieron vender a Fondos de Recuperación (Hedge Founds) a sólo 5 centavos por cada dólar prestado a la minera.

También las instituciones públicas perdieron ingresos por pago de impuestos y derechos tales como el IMSS y el SAT de la Secretaría de Hacienda. Esto derivó en un boquete al presupuesto federal, ya que éstas desistieron de cobrar a AHMSA lo adeudado y colorín colorado…

Pocas han sido las empresas que han salido a flote tras una crisis en sus finanzas. AHMSA logró salir de su suspensión de pagos, falta ver cuál será el costo y los esquemas con que financiará proyectos futuros para su expansión y crecimiento en el mercado. Grupo Industrial Hakim, presidida por el visionario empresario Alfredo Hakim Aburto  fue otra empresa que se acogió a la misma Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos, pero logró levantar el concurso mercantil luego de que vendió el contrato de subarrendamiento que tenía por 15 años en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, con lo cual cubrió sus adeudos con el total de sus acreedores.

En los 80, Bufete industrial no corrió con la misma suerte y de ser una constructora emblemática, desapareció del escenario. Grupo Mexicano de Desarrollo (GMD) y Tribasa también dejaron de ser actores principales. Antes lo fue también Iconsa de Andrés Conesa y ahora podría tocar el turno a ICA, dirigida por Alfonso Zárate, empresa que está pasando momentos decisorios para una eventual reestructura de sus adeudos, ante pérdidas descomunales en la Bolsa Mexicana de Valores.

AHMSA vuelve a la lucha, el costo para el acceso al financiamiento será enorme ante proyectos de inversión muy importantes en otros sectores. Buena señal que regresen al escenario las grandes empresas. Hay que esperar cómo lo toman los mercados financieros en un escenario donde igual pagan justos por pecadores.

Alguna vez conversé con Alonso Ancira, siempre acompañado de Xavier Autrey, su socio. Hace 20 años asistió a la inauguración del hotel Hilton  en el ala internacional del aeropuerto capitalino, del cual también fue accionista. Hoy luce rejuvenecido, ya sin el bigote y aún con los estragos de un exilio en Israel, donde se refugió tras una orden de aprehensión por presunta evasión fiscal y desde donde le acompaña la diabetes tras haberse sometido al estrés de los negocios en este impasse que duró 17 años.

Ahí hablaba de apalancamientos y visiones emprendedoras, pero estos planes chocarían brutalmente unos meses después con el descenso en el precio internacional de los metales y que dieron al traste con sus planes. Hoy, él y AHMSA recuperan el aliento luego de haber estado en tierra santa por mucho tiempo. Una vez hechas las revisiones pertinentes, algo habrá cambiado, ya no entra y sale de Los Pinos cual si fuere la casa de sus vecinos. Ya decía Benito Juárez: “a los amigos, justicia y gracia…”

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad