Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Columna

¿Cómo va la recuperación del mercado laboral mexicano?

El mercado laboral mexicano parece haber mostrado un cambio estructural

Publicado

el

Gabriela Siller, columna

El mercado laboral es uno de los más reveladores de la situación económica de un país. Para analizarlo hay que ver las diferentes cifras que se publican.

En México, el INEGI estima a través de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) las cifras de la población económicamente activa (PEA), la población ocupada, la desocupada, la población no económicamente activa (PNEA), la disponible para trabajar y la no disponible para trabajar, entre otras. Asimismo, el INEGI publica la cantidad de personas que trabajan en la informalidad y las que están en subocupación, al trabajar menos de 40 horas a la semana. Es decir, con los datos del INEGI se conoce universo total del mercado laboral mexicano. 

INEGI publica también la tasa de desempleo abierto, el porcentaje de subocupación y el porcentaje de informalidad y con las cifras de disponibles para trabajar dentro de la PNEA se puede estimar la tasa de desempleo extendido y los laboralmente afectados por algún evento relevante, como la pandemia.

Por su parte, el IMSS publica el número de personas trabajando que están registradas en ese instituto. Este dato constituye lo que se conoce como el empleo formal privado

De los datos de INEGI destaca que antes de la pandemia, en febrero 2020, se tenía una PEA de 57.81 millones de personas y una tasa abierta de desempleo de 3.57%. Las personas dentro de la PNEA pero que están disponibles para trabajar eran 5.67 millones, lo cual daba una tasa de desempleo extendido de 12.18%. En febrero 2020, había 4.86 millones de personas trabajando en subocupación, con una tasa de 8.72% y la informalidad tenía ya tiempo de considerarse un tema relevante para el mercado laboral mexicano, pues 31.35 millones de personas trabajan en este esquema, representando el 56.24% de la población ocupada.

Al inicio de la pandemia, en abril 2020, el mercado laboral se vio severamente afectado, al incrementarse en 12.47 millones de personas el número de desocupados. Una gran proporción de personas salió de la PEA debido a que querían esperar a que 1) se reabriera la economía para recuperar su trabajo, 2) que terminara la pandemia para buscar nuevamente un empleo o 3) se desalentaron de buscar un trabajo al considerar que ese momento no lo conseguirían. Como consecuencia, la tasa de desempleo subió, pero sólo a 4.67%.

Sin embargo, el desempleo extendido, que contempla a las personas disponibles para trabajar que no están en la PEA, se disparó a 33.78%, la subocupación a 25.42%, mientras que la informalidad bajó a 47.72%. Esto habla que los primeros en perder su trabajo fueron las personas que estaban en la informalidad, mientras que una gran parte de los trabajos de tiempo completo se convirtieron en subocupación. Fue la forma de ajuste del mercado laboral mexicano ante la crisis sanitaria y económica.

A mayo 2021 (último dato disponible) la PEA está ya a sólo 1% de la cifra pre pandémica de febrero 2020, pero con 220 mil más desocupados, 2.21 millones más de personas en subocupación y 2.16 millones más de personas que se consideran disponibles para trabajar y tomarían un trabajo si se los ofrecen. Esto implica que a mayo 2021 hay aún 4.58 millones de personas afectadas laboralmente por el golpe de la pandemia. 

Otro dato relevante es que de los 11.61 millones de empleos que se han recuperado de acuerdo a los datos del INEGI, 9.83 millones u 84.6% han sido en la informalidad y aunque la subocupación ha bajado aun representa 12% del total de ocupados.

Del pequeño universo del mercado formal privado destaca que antes de la pandemia, en febrero 2020, el IMSS tenía 20.613 millones de registrados, de los cuales el 85.6% eran permanentes y el 14.4% eventuales. Con el inicio de la pandemia se perdieron 1.12 millones de puestos de trabajo entre marzo y julio 2020 y el año cerró con una pérdida neta de empleos formales registrados ante el IMSS de 647 mil, siendo máximo en registro para un año completo.

Aunque la recuperación de los puestos de trabajo formales registrados ante el IMSS está en curso, está lejos de ser completa, pues con las cifras originales publicadas por este instituto a junio, aún faltan 438,156 puestos de trabajo para que se regrese al nivel pre pandemia. 

Cabe destacar que en el segundo trimestre de este año se crearon 149 mil 671 empleos, muy por debajo de la creación de 251 mil 977 puestos de los primeros tres meses del año. Además, de los 401 mil 648 puestos de trabajo que se han recuperado en el año, cerca de 68 mil o 17% se clasifican como eventuales, es decir transitorios. Lo anterior, es señal de que además de que la recuperación de empleos se ha ralentizado, se ha dado en mayor medida vía empleos temporales.

Estas cifras del empleo pueden verse con dos ángulos: 1) lo que se ha recuperado, que es mucho y 2) lo que falta por recuperar, que también es bastante.

De hecho, el mercado laboral mexicano parece haber mostrado un cambio estructural, dada la fragilidad de la recuperación económica ante 1) las nuevas olas de coronavirus, 2) la falta de estímulos fiscales en México y las nuevas reformas que encarecen el empleo, 3) los riesgos externos de alza en los precios de las materias primas, escasez de productos y cuellos de botella en centro de logística. 

Con esto, es probable que la recuperación total del empleo se alcance en el 2022, pero con mayor número de personas en la subocupación, en la informalidad y en puestos de trabajo eventuales, que implican menores ingresos y/o incertidumbre sobre el futuro laboral, mermando la confianza, el deseo de gasto y el bienestar de las familias mexicanas.

Gabriela Siller Pagaza, PhD

[email protected]

Sígueme en Twitter @GabySillerP

@Banco_Base

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad