jueves , noviembre 21 2019
Home / Gabriela Siller Pagaza / Percepción de riesgo

Percepción de riesgo

Ayer, la percepción se encontró en un nivel de riesgo bajo, debido al nerviosismo que ocasionó la especulación de un Hard Brexit

Italia, fuente de incertidumbre

Cuando la percepción de riesgo entre los inversionistas se eleva, ya sea por la situación económica o por un evento, evitan la incertidumbre y dirigen sus portafolios de inversión hacia activos financieros más seguros, aun y cuando sean menos rentables.

Entre los inversionistas la percepción de riesgo tiene tres características. La primera es que surge de la intuición de cada inversionista, que no es siempre acertada por ser subjetiva. Así, la percepción de riesgo puede subir un día y luego descender, cuando los inversionistas notan que su percepción estaba equivocada. 

La segunda característica es que es relativa. Por ejemplo, la semana pasada el mercado financiero celebró con optimismo el acuerdo parcial entre Estados Unidos y China. Sin embargo, al ver el entorno completo resulta que los aranceles no se han cancelado, ni ha terminado la guerra comercial, sólo no se intensificó más. Es posible que el entendimiento entre ambos países termine siendo temporal, pero el hecho de que las negociaciones resultaron mejor a lo anticipado, tranquilizaron al mercado.

La tercera característica es que la percepción de riesgo no es directamente observable, sino que se refleja en las posiciones de inversión, donde se dejan a un lado los activos considerados riesgosos y se toman los activos considerados refugio. 

Utilizando metodología de análisis de factores, Banco BASE calcula un indicador diario de percepción de riesgo, con información de los mercados de divisas, capitales, dinero y commodities, así como el riesgo país de economías emergentes. Entre más alto el indicador, mayor la percepción de riesgo de los inversionistas a nivel global. Por el contrario, cuando el indicador se ubica en terreno negativo indica optimismo.

La percepción de riesgo puede clasificarse en su cúspide como percepción de riesgo alto (o alta incertidumbre), disminuyendo hacia riesgo medio, riesgo moderado y riesgo bajo. De igual manera cuando hay optimismo, en su mejor nivel hay un apetito por riesgo alto y en su peor nivel un apetito por riesgo bajo. En este último escalón, el mercado podría estar sopesando entre estar optimista o empezar a preocuparse y percibir que existe incertidumbre. En la historia reciente el día con mayor percepción de riesgo ha sido el 19 de julio del 2007, cuando Bear Stearns anunció la quiebra de dos de sus fondos de hipotecas subprime, dando inicio a la crisis financiera de EU.

Cabe destacar que el 2019 ha transcurrido con 53% de los días con optimismo y 47% con percepción de riesgo. En promedio el indicador señala que el 2019 ha mostrado apetito por riesgo, en un nivel bajo. La mayor percepción de riesgo en el año se observó el 5 de agosto cuando Estados Unidos anunció nuevos aranceles para productos chinos, a lo que China respondió dejando caer su divisa con fuerza, traspasando una barrera psicológica que no se alcanzaba desde mayo de 2008. Los mercados respondieron ese lunes negro con bajadas generalizadas. Sin embargo, la percepción de riesgo a pesar de ser alta, fue sólo una décima parte de la aversión al riesgo alcanzada en el 2007.

Sorpresivamente el indicador se ubicó en un nivel de 0 por única vez en el año el 31 de julio, cuando la Fed bajó su tasa de interés por primera vez después de la crisis financiera. El mercado especuló entre los beneficios del recorte y la posibilidad de una recesión en EU, sopesando entre el optimismo y la posible incertidumbre.

Ayer lunes, la percepción se encontró en un nivel de riesgo bajo, debido al nerviosismo que ocasionó la especulación en torno a un Hard Brexit a finales de octubre y la posibilidad de que China no firme el acuerdo al que llegó con EU la semana pasada.

Gabriela Siller Pagaza

Te recomendamos leer

Italia, fuente de incertidumbre

Derivados del tipo de cambio

Tras la baja volatilidad de octubre el tipo de cambio vuelve a mostrar un comportamiento errático