Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Gabriela Siller Pagaza

Sobre inflación y política monetaria

Dadas las expectativas de crecimiento económico y la tasa de inflación, se espera que Banxico ejecute otro recorte de 25 puntos base a su tasa de interés referencial.

Publicado

el

Gabriela Siller

En noviembre la inflación general se ubicó en una tasa interanual de 2.97%, cifra que se ubica por debajo del objetivo inflacionario del Banco de México del 3% y su menor nivel desde agosto de 2016.  La inflación ha mostrado una tendencia a la baja durante el año, principalmente por la disminución en la inflación no subyacente, la cual incluye los bienes y servicios cuyos precios fluctúan con mayor volatilidad. Por su parte, la inflación subyacente, que es la inflación medular y determina la inflación general en el largo plazo, se había comportado de manera estable alrededor del 3.7% y en los últimos meses también ha iniciado una tendencia a la baja probablemente como consecuencia del estancamiento económico.

En noviembre la inflación subyacente descendió por quinto mes consecutivo y de mantenerse esta tendencia de baja, se reduce el riesgo de que la inflación general muestre un repunte, pues el componente es de menor volatilidad.

Los resultados de noviembre son favorables para el cumplimiento del mandato único del Banco de México. La inflación mensual de ubicó en 0.81%, de lo cual sólo el 21% estuvo explicado por el componente subyacente, mientras que el 79% estuvo explicado por el componente no subyacente, que es de esperarse muestre volatilidad. A pesar de esto, dicho componente presentó la segunda variación interanual más baja en registro, al ubicarse en 0.98%, apenas por arriba del mínimo en registro de septiembre de 0.71%. El incremento se debe a que, en comparación mensual, la inflación no subyacente se ubicó en 2.62% al concluir los subsidios al programa de tarifas eléctricas en temporada de verano en 11 ciudades del país.

Al interior del componente no subyacente, el precio con el mayor incremento e incidencia fue el de la electricidad que subió a una tasa mensual de 23.33%, seguido del jitomate que subió 17.89% y del huevo que subió 6.52%. Aunque estos incrementos son relevantes pues inciden en la capacidad de consumo de la población, no generan tanta preocupación a largo plazo como lo harían incrementos en precios del componente subyacente.

A la par de la menor inflación, durante diciembre la coyuntura favorable para el peso mexicano permitió que el tipo de cambio descendiera desde 19.6597 pesos el 28 de noviembre a un mínimo de 18.9543 pesos el 16 de diciembre, lo que equivale a una apreciación del peso de 3.6% o 70.5 centavos en tan sólo 12 sesiones. La apreciación del peso implica un menor riesgo de traspaso del tipo de cambio hacia niveles de precios. En el año, el peso mexicano acumula una apreciación de 3.4%.

Tomando en cuenta un modelo econométrico en donde se considera la expectativa de crecimiento económico hacia el cierre del año y la inflación, se encuentra que el nivel adecuado para la tasa de política monetaria en el corto plazo se ubica cerca de 40 puntos base por debajo del nivel actual de 7.50%. Por lo anterior, se espera que en el anuncio de política monetaria programado para el 19 de diciembre, la Junta de Gobierno decida recortar la tasa de interés en 25 puntos base a 7.25%, tomando en cuenta las condiciones favorables de menor inflación, menor riesgo de traspaso desde el tipo de cambio y la holgura de la actividad económica con un crecimiento anual cercano a 0%, aunque con cautela por el riesgo siempre presente de incrementos de la inflación en meses posteriores. Hacia 2020, se espera que Banxico recorte la tasa de interés en al menos otros 100 puntos base a 6.25%.

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad