Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Nacional

PRI y Morena “se hacen ojitos” en San Lázaro

Negociar le permitiría a los morenistas alcanzar la mayoría calificada en la Cámara de Diputados

Publicado

el

PRI y Morena “se hacen ojitos” en San Lázaro

A unos días de las elecciones intermedias que cambiaron la composición de la Cámara de Diputados, representantes del PRI y de Morena ya coquetean con la posibilidad de una alianza.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) comentó ayer que, para alcanzar la mayoría calificada en San Lázaro, habría que negociar con legisladores del bloque opositor (PRI, PAN, PRD y MC), resaltando el nombre del partido tricolor.

En su “mañanera” del miércoles, López Obrador reiteró el punto, resaltando nuevamente el nombre del PRI.

“Si se quisiera tener mayoría calificada […] se podría lograr un acuerdo con una parte de legisladores del PRI o de cualquier otro partido, pero no se necesitan muchos para una reforma constitucional”, dijo.

AMLO no es el único miembro de su partido que paladea la posibilidad de una alianza con el PRI en San Lázaro. Ignacio Mier Velazco, coordinador de la banca de Morena en la Cámara de Diputados, se dijo abierto a la posibilidad de negociar al menos con una parte de los legisladores priistas.

“Sí […] Muchos de los cuadros del PRI es gente que es sensible a un criterio de transformación. Es otro tipo de generación y nosotros los vamos a buscar”, reconoció el miércoles frente a reporteros.

Los priístas se han mostrado menos receptivos a la posibilidad, pero no la descartan por completo. Alejandro Moreno, líder nacional del partido, se mantiene aferrado al discurso de oposición, aunque dijo que hay disposición para conversar en iniciativas que los convenzan.

“Nos convocan al diálogo, ahí estaremos con ellos para dialogar, para construir y para ver por el bien de México”, comentó el martes durante una conferencia junto a otros miembros de la alianza Va Por México, que incluye al PAN y al PRD.

Los resultados de las elecciones intermedias celebradas el domingo fueron mixtos para Morena. El partido oficial, que arrasó en 2018, logró mantener su dominio en San Lázaro, aunque perdió una cantidad importante de curules.

Se perfila que los morenistas y sus aliados (PVEM, PT y PES) quedarían con 281 diputaciones, mientras que la oposición (PRI, PAN, PRD y MC) tendrían 219. Tras las elecciones de 2018, el bloque de la 4T se había quedado con más de 300 curules y la oposición no llegó ni a los 170.

Morena seguirá teniendo mayoría simple y absoluta en el Congreso, pero quedó todavía más lejos de la mayoría calificada, para la que necesita el voto de tres cuartas partes de la cámara baja (334 legisladores).

La mayoría calificada era una meta importante para la llamada Cuarta Transformación. Aunque todavía podrá impulsar iniciativas legales y reformas con cierta comodidad, le resultará más difícil aprobar cambios radicales a la ley, del tipo que, como describe el mismo Congreso, “vayan más allá de la simple mitad más uno de los votantes, sobre todo cuando se trate de determinadas reformas legales o asuntos trascendentes”. 

Te puede interesar: Morena se consolidó como la mayor fuerza política del país: AMLO

cach

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad