martes , octubre 27 2020
Home / Economía / Joe Biden y México, las claves de cómo puede ser la relación comercial

Joe Biden y México, las claves de cómo puede ser la relación comercial

Una política de “mano dura” contra China beneficiará a las exportaciones mexicanas; pero uno de los riesgos está en una estricta aplicación del capítulo laboral del T-MEC

Joe Biden / Foto: tomada de @JoeBiden
@JoeBiden

Ante la pregunta de qué implicaciones económicas tendrá para México un posible triunfo del demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, la respuesta puede dividirse en dos partes: la buena, es que su gobierno probablemente mantendrá los aranceles a las exportaciones de China, lo que dejará abierta la puerta para que más productos mexicanos ingresen al mercado estadounidense.

Pero la parte más incierta consiste en que la plataforma política de Joe Biden incluye propuestas para reforzar las leyes del comercio de Estados Unidos y también planteamientos para incorporar aspectos sobre cambio climático y derechos laborales en las relaciones comerciales estadounidenses, situaciones para las cuales México debe estar preparado, refiere un análisis de la compañía de consultoría empresarial IQOM.

A escasas semanas de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que se realizarán el 3 de noviembre, queda claro que Biden lleva una ventaja de entre 6 y 10 puntos sobre Donald Trump, presidente en funciones y quien pretende reelegirse para un segundo periodo. En este sentido, conviene hacer una revisión de las propuestas que a lo largo de su campaña ha manifestado el experimentado candidato demócrata, quien fue vicepresidente en el mandato de Barack Obama.

“Mano dura” contra China

En relación con China, Joe Biden ha dicho que trabajará con países aliados para vigilar los movimientos de política económica de esa nación y que reforzará las acciones contra el dumping comercial y la manipulación monetaria de China.

En este punto, IQOM considera poco probable que los aranceles impuestos por la administración de Donald Trump a los productos fabricados en territorio chino sean retirados por Biden, lo que constituye una oportunidad de crecimiento para las exportaciones mexicanas.

Te puede interesa: México confía en que el comercio con EU seguirá igual si gana Biden

Las autopartes son un ejemplo de que los bienes fabricados en nuestro país tienen posibilidades de desplazar a las exportaciones chinas. Por mencionar un caso concreto, China tenía en 2017 una participación de mercado en Estados Unidos de 21% en lo que se refiere a paneles de control eléctrico, pero en 2019 esa proporción bajó a 14%. Sin embargo, en el mismo lapso, la participación de mercado de México para esos productos creció, al pasar de 33% a 46%.

Algo semejante ocurrió con las partes y accesorios de sonido y videograbación para autos, ya que en 2017 China tenía una participación de mercado de 49%, pero en 2019 disminuyó a 21%.  En cambio, México observó un notable incremento de 2% a 52%.

“Buy american”

Con el propósito de impulsar el crecimiento económico y fortalecer el mercado interno, Biden está a favor de dar preferencia a los productos fabricados en Estados Unidos, de ahí que ha propuesto ejercer un monto 400,000 millones de dólares (mdd) en compras de gobierno para adquirir vehículos no contaminantes, acero, cemento y otros materiales de construcción, así como dispositivos e insumos médicos esenciales, refiere IQOM.

No a la deslocalización de inversiones

En coincidencia con la política de Donald Trump de persuadir a las empresas norteamericanas de invertir más en su país de origen y en menor medida en el extranjero, Biden sugiere aplicar una penalización de 10% sobre las ganancias que las compañías obtengan en el exterior y también propone aplicar una “disposición de recuperación” para que las empresas que tengan unidades productivas en el extranjero devuelvan las inversiones públicas y los incentivos fiscales que hayan obtenido del gobierno de Estados Unidos.

IQOM reconoce que estos planteamientos imponen un desafío para la atracción de futuras nuevas inversiones en México o bien la ampliación de las ya existentes, porque las empresas norteamericanas se sentirán más comprometidas a quedarse en su país a desarrollar proyectos productivos y generar empleos. Sin embargo, la empresa consultora considera que dependerá de los actores económicos mexicanos que tengan la habilidad para entablar alianzas con socios de Estados Unidos y Canadá, en aras de demostrar que las inversiones que aterricen en cualquiera de los tres países de América del Norte representarán un beneficio para la región en su conjunto.

Te puede interesar: Sobre las elecciones de Estados Unidos

Cuidado con la materia laboral

El Capítulo 23 del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), relativo a condiciones laborales aceptables, fue una exigencia de los legisladores demócratas para otorgar la ratificación del Tratado y dar luz verde a su puesta en vigor. Como se sabe, dicho capítulo contiene un anexo solo aplicable para México, con compromisos sobre libertad sindical y contratación colectiva, además de que se crearon los mecanismos de respuesta rápida para la resolución de controversias laborales que también tienen como sujeto principal a México.

Con base en estos antecedentes y la relación estrecha que tradicionalmente ha tenido el Partido Demócrata con los sindicatos estadounidenses, es probable que Biden adopte una actitud estricta sobre la materia laboral en el contexto de las relaciones comerciales México-Estados Unidos.

Así que para evitar posibles denuncias y observaciones, las empresas establecidas en México, que operan al amparo del T-MEC, deben ser muy cuidadosas en respetar las reglas del Tratado así como la legislación mexicana, para lo cual se les recomienda hacer una evaluación de su cumplimiento y entender cómo se comportan los sindicatos estadounidenses. El riesgo de ser acusado por violar los derechos laborales en México puede implicar sanciones comerciales como aranceles y hasta el bloqueo del comercio, advierte IQOM.

Transporte limpio

Otro de los aspectos destacables de la plataforma política de Joe Biden consiste en su interés por impulsar los sistemas de transporte no contaminante. Una de sus propuestas es invertir 300,000 mdd en investigación y desarrollo de autos eléctricos, así como establecer una sólida cadena de suministro para vehículos eléctricos.

Lo anterior plantea una oportunidad de negocio para nuestro país, porque los fabricantes de partes y componentes pueden convertirse en proveedores de esos vehículos, pero todo dependerá de la capacidad de organización y adaptación de la industria mexicana, concluye IQOM.

GC

Te recomendamos leer

Empleo en comercios minoristas sube en junio, pero sueldos siguen cayendo

BBVA recorta su pronóstico de caída del PIB de México a 9.3%, desde 10%

Estima que la economía mexicana avanzó 11.5% en el tercer trimestre del año