Todos los Derechos reservados © 2020, Marco Mares

Primero Dinero

Precios del gas y tortilla siguen presionando a los hogares

La tortilla aumentó 1.54% y el gas 4.01%

Publicado

el

Profeco prepara nueva norma oficial para cilindros de gas LP, gaseros

Los precios del gas LP y la tortilla continúan presionando a las finanzas de los hogares mexicanos mientras la nube de la crisis del COVID-19 todavía flota encima del país.

El gas LP y la tortilla de maíz destacaron entre los productos genéricos con aumentos más fuertes en precios al cierre de la primera quincena de julio. El gas registró un alza de 4.01%, mientras que la tortilla subió 1.54%.

Ambos son productos no sólo genéricos, sino básicos para los hogares mexicanos. El gas es utilizado para acciones tan básicas como cocinar y bañarse. La tortilla, por su parte, es unos elementos básicos de la canasta alimentaria mexicana. En promedio, cada mexicano consume 75 kilogramos de tortilla al año, y esta forma parte de la dieta de más de 95% de la población en el país.

La situación es tan grave que el gobierno federal considera meter las manos para aliviar las presiones por el alza de precios. El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció la creación de una empresa estatal para la distribución de gas LP a precios bajos. También sugirió abrir más las puertas para la importación de tortilla de maíz, ya que el país no es autosuficiente, a pesar de que la tortilla es un producto típicamente mexicano.

La inflación no deja de presionar a la economía mexicana ni a las finanzas de los hogares. El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) cerró la primera quincena de julio con un avance anual de 5.75%, su nivel más alto en un mes. Además, extiende su racha en la que se ubica por encima del rango objetivo del Banco de México (+/- 3%).

Analistas tanto del sector privado como de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y Banxico aseguran que las presiones inflacionarias son transitorias. El argumento es que son causadas por efecto base de comparación y por distorsiones en las cadenas de suministro a nivel global; la reapertura económica tan repentina afectó la demanda, dando poco margen para que los niveles de producción estén a la par. Hay cuellos de botella, escasez y, consecuentemente, alzas de precios.

Sin embargo, persisten los temores de que las presiones inflacionarias persistan más de lo que se espera, lo cual obligaría a Banxico a dar un golpe de timón a su política monetaria, que mantiene en una postura relativamente laxa incluso desde antes de la pandemia.

En su más reciente reporte trimestral, Banxico proyectó que la inflación volvería a su rango meta hasta el segundo trimestre de 2022. Grupo Financiero BBVA anticipa lo mismo.

Te puede interesar: Inflación no estará fuera de control en México: BBVA

cach

Fortuna y Poder

Marco Mares
¿Es la informalidad un obstáculo para obtener crédito para la vivienda?
Sistema de Transferencia y Pagos. Optimiza el tiempo de tu empresa.
Publicidad